Dios usa contigo la misma ternura que un padre que en cada momento y ocasión educa a su pequeño. (SLG)