El dinero que nos llegaba provenía de tejas arriba, y quien lo enviaba era siempre la Providencia. (SLG)