La Divina Providencia nos ayuda, en primer lugar, abriendo claramente ante nosotros el camino que debemos recorrer y dándonos la energía suficiente para recorrerlo. (SLG)