En cualquier duda, incluso grave, ora a Dios y, después, deja que actúe la providencia del Señor. (SLG)

Felices Pascuas