A aquel bendito de don Luis... ¿quén le guiaba? ¿Cómo podía conocer los deseos divinos? La voluntad de Dios es que todos actuemos con recta intención y con corazón bueno y luego el mismo Señor se nos manifiesta con suficiente claridad. (SLG)

Gracias, Lina, por ser guaneliana

A nombre personal, y en nombre de toda la Provincia Nuestra Señora de Guadalupe, quiero dar las gracias por la vida de Lina Santander y desearla, con nuestras oraciones, la paz en las amorosas manos de nuestro buen Padre Dios. No podemos olvidar, reconocer y agradecer todos los años que Lina dedicó al Centro Don Guanella, para personas con capacidades diferentes de Floridablanca (Colombia), como profesional y coordinadora del Centro. Son muchos años de entrega, más allá de los horarios establecidos, más allá de las tareas encomendadas, para dedicárselos a los que eran sus hijos… o como decía Don Guanella: “Sus buenos hijos”. Gozaba con ellos en el GuanellArte, en las olimpiadas en Bogotá, en las fiestas, en los talleres y en las conversaciones pedagógicas con ellos y sus familias… Por ello, queremos decirte: ¡Gracias, Lina, por todo lo que hiciste por el Centro Don Guanella!

Pero siempre he admirado, y por ello, también, doy gracias a Dios, el enamoramiento que tenía hacia todo lo guaneliano, incluso pudiera ser considerado, a veces, como apasionado, atrevido, heroico. Guaneliana cooperadora desde hace ufff… un montón de años. He compartido con ella su guanelianidad en dos Capítulos Generales en Italia y en otros dos Capítulos Provinciales en México. Ella, además, estuvo en el último “mini-capítulo” general de la familia guaneliana, en Roma, en noviembre de 2017, donde fue elegida, junto a otros tres compañeros, miembro del Comité de la Asociación Mundial de Cooperadores encargado de preparar la Asamblea Mundial que elegirá al primer Consejo Mundial de Cooperadores. Esta Asamblea se celebrará del 12 al 16 de noviembre, en Roma, donde Lina hubiese tenido que estar presente, representando a todos los guanelianos cooperadores de Colombia. Ahora, estará presente en este evento desde el Cielo y ayudará con su intercesión.

¡Cuántas veces Lina ha animado al grupo de cooperadores de Floridablanca…! ¡Cuántas veces se ha desplazado para animar a otros grupos de cooperadores en distintas partes de Colombia! ¡A cuántos congresos de cooperadores y laicos guanelianos no ha participado en Colombia, Guatemala y México…! En estos últimos tiempos que, por razones de salud, dejó la coordinación del Centro Don Guanella, pensaba dedicarse, con mayor disponibilidad, a llevar, junto con el grupo cooperadores de Floridablanca, el Techo Fraterno de Santa Lucía. Fe, entusiasmo y ganas de hacer no le faltaban. Sin embargo, la muerte le llegó tan de repente… las cosas se complicaron tanto, en tan poco tiempo… que no pudo ser, pero ella, desde el Cielo, bendecirá este ambicioso proyecto de guanelianos cooperadores.

La diálisis nunca frenó a Lina su deseo de moverse, de viajar, de estar presente donde tenía que estar presente… En eso, reconozco su osadía y su fe, fuerte como una roca. No tenía miedo a nada. Aún recuerdo la vez que la acompañé a ver la Casa de Frida Kahlo en México, se desmayó en la fila y entró en silla de ruedas. Luego, se rehízo e hizo el resto de camino con sus propios pies. La vi disfrutar y vi en su mirada la fuerza de esta otra mujer mexicana a la cual tanto admiraba. (La fotos que edito, se la hice allí). Al rato estaba comiendo y disfrutando de las traineras, por los canales de Xochimilco. Los mariachis le cantaron “Las mañanitas”. Ella, al día siguiente, con algunas cooperadores mexicanas, fue a dar gracias a la Virgen de Guadalupe, por un año más de vida. Esto era marzo de este año…

La Virgen, que tanto ella quería, se la llevó al Cielo y allí está con su querido Don Guanella y Sor Clara Bosatta. Allí, con todos los santos. Allí, desde el Cielo seguirá bendiciendo y animando a toda la familia carismática guaneliana y de modo particular a todos los cooperadores del mundo. Son muchas las manifestaciones de dolor y afecto que hemos recibido en estos días por la muerte de Lina. Se las tramito de todo corazón a su mamá y a toda su familia. Estamos tristes porque Lina se nos fue de este mundo. Pero estamos contentos por haberla conocido, por su ejemplo maravilloso, por su fe a prueba de bomba.

Estamos contentos porque ella está con Dios y, desde el Cielo, seguirá estando a nuestro lado. Gracias, Lina, por todo.

Oremos y deseemos lo que escribía el Padre Guanella en el Boletín La Divina Providencia de enero de 1911: “Largo es el camino que falta por recorrer y enorme el trabajo que aún nos queda. Sigo confiando en la dulce e inagotable Providencia que ha sostenido hasta ahora mis pobres pasos, suscitando a mi alrededor muchos cooperadores y benefactores generosos... Pues bien, que se difunda el espíritu de caridad en todos los corazones para que todos colaboren en la salvación de los pobres... Este es mi más ardiente deseo para vosotros, queridos cooperadores y benefactores, para vosotros y para todos los que, atraídos por vuestro ejemplo, movidos por vuestras santas obras, estimulados por vuestras buenas palabras, se unan a vosotros para ayudar y salvar” (LDP V, gen. 1911, p. 17).

Descanse en la paz del Señor.

P. Alfonso Martínez Herguedas

Fotos para el recuerdo

 

Grupo de Cooperadores y laicos guanelianos que participaron en el I Capítulo de la Provincia Ntra. Sra. de Guadalupe

Con su querido amigo P Bruno en un momento de café en el I Capítulo provincial

Foto de familia de los participantes en el I Capítulo provincial

Cooperadoras colombianas en un momento de trabajo en el encuentro internacional tenido en Roma en ocasión de la Canonización de San Luis Guanella

Momento de exposición en el encuentro

Participantes al encuentro internacional de laicos guanelianos

En el II Capítulo provincial. Grupo responsables de los proyectos en las distintas naciones. Lina representaba al Centro don Guanella

Con P Francisco en el II Capítulo provincial y Tere, responsable del Techo Fraterno de Amozoc

Con algunas cooperadoras guanelianas de México participantes en el II Capítulo provincial

 Grupo de participantes en el Mini capítulo de Cooperadores guanelianos previo al XX Capítulo General

 Cooperadores, Hermana y Religiosos guanelinos participantes al Mini Capítulo

 Por todos los lugares tenía amigos. Con P Pepino en Roma, cuando participó en el Mini Capítulo

En marzo de 2019 se vino a celebrar sus 50 años con su Virgencita de Guadalupe

En su visita al museo de Frida Calo

Con P Alfonso, superior provincial, quien la acompañó en su visita turística por la ciudad de México

 

El 7 de noviembre, a las 10 de la mañana, fallecía en el hospital donde estaba ingresada.

Su familia: su hermana Sandra, su mamá y su hermano.

Los funerales se celebraron el sábado 9 de noviembre en su querido Centro don Guanella

P. Juanma, quien acudió desde España, P. Jesús, P. Raúl, P. Carlos, consejero provincial y P Santi, fueron los sacerdotes concelebrantes. Junto a ellos el diácono Bernardo, de la parroquia guaneliana de Santa Lucía, y los diáconos guanelianos que están en el seminario teológico de Bogotá: Agustín, mexicano, y Jorge, colombiano.