Dos cosas nos quitan la Providencia: la falta de confianza y el pecado. (SLG)

Nuevo Sacerdote Guaneliano mexicano

El neo-sacerdote Agustín Márquez Abad nació el 6 de septiembre de 1988, en San Juan Tuxco, san Martín Texmelucan (Puebla). Hijo de Don José Vidal Márquez y la Sra. Alejandra Abad. Tiene una hermana, mayor que él, llamada Ruth. Son una familia de honda tradición cristiana, están muy unidos entre ellos y comparten la vida familiar. Agustín tiene una tía que es religiosa guaneliana, Hija de Santa María de la Providencia, su nombre es Carmen Abad. Ella también nació en San Juan Tuxco.

Agustín fue bautizado el 7 de enero de 1989, en la parroquia Santa María Magdalena, San Martín Texmelucan, Puebla. Recibió su Confirmación el 16 de Marzo de 1988, en la  parroquia San Martín Obispo de Tours, San Martín Texmelucan, Puebla.     

Estudió su Primaria y grado de bachiller en San Martin Texmelucan. Al terminar el bachillerato, Agustín pensó entrar a la fuerza aérea, trabajar en los aviones y ser piloto; también llegó a pensar en un proyecto de vida familiar. Sin embargo, la vocación a la vida religiosa fue más fuerte, renunciando a sus proyectos, sintió el llamado y fue acompañado por P. Ricardo Guzmán y decidió entrar al seminario guaneliano de Ciudad México el 6 de Agosto de 2007, siendo su primer formador P. Carlos Staper.

Realizó el noviciado en Luján (Argentina) y, después de un año, emitió su primera profesión religiosa el 29 de Junio de 2011. Cursó sus estudios de filosofía en Porto Alegre (Brasil) entre los años 2012-2014. Durante el 2015 realizó un año de “tirocinio”, etapa formativa de servicio en la misión, en la comunidad guaneliana de Floridablanca, Santander, (Colombia). La experiencia de “tirocinio” para Agustín fue muy positiva, se destacó por su espíritu de trabajo y sacrificio, según el estilo guaneliano. Se constató la rectitud y la buena intención de consagrar su vida al Señor en el servicio de los pobres en la Congregación Siervos de la Caridad, fundada en Italia por San Luis Guanella. 

Agustín se incorporó al Seminario teológico iberoamericano San Luis Guanella de Bogotá (Colombia), el 6 de enero de 2016.  Realizó sus estudios teológicos en la Universidad Santo Tomás que regentan los Padres Dominicos. El 29 de octubre de 2016 recibe el ministerio del Lectorado y el 30 de junio de 2018, el ministerio del Acolitado.

El 13 de Julio de 2019, en la parroquia guaneliana de Santa Lucía de Floridablanca (Colombia) emite sus votos perpetuos en presencia de su provincial P. Alfonso Martínez. Al día siguiente, 14 de julio, en el mismo lugar, es ordenado diácono por Mons. Ismael Rueda Sierra, arzobispo de Bucaramanga (Colombia). En estos dos eventos lo acompañaron sus padres, Don Vidal y doña Alejandra, que viajaron de México hasta Colombia.

El día 16 de diciembre de 2019, en la maravillosa catedral de Puebla, fue ordenado sacerdote por Mons. Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla.

Damos gracias a Dios por nuestro hermano Agustín Márquez Abad, por el regalo de su vocación. Por el largo camino que fue haciendo con los guanelianos, Siervos de la Caridad, en su formación, en diversos países de Latinoamérica. Le deseamos que el gozo y la alegría de este día se haga compromiso con Cristo y con su Iglesia, a través del carisma guaneliano de la caridad. Que Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, lo acompañe en su camino sacerdotal y lo haga santo. Que María de Guadalupe le enseñe la ternura y cercanía al pueblo pobre. Que san Luis Guanella lo haga ardiente en la caridad. Y que todos nosotros lo acompañemos con nuestra oración, cercanía y cariño.

Con palabras de la Primera Carta del Apóstol San Pedro, decimos a nuestro hermano Agustín: “Sé pastor del rebaño de Dios a tu cargo, gobernándolo, no con la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere, no por sórdida ganancia, sino con generosidad, no como dominador sobre la heredad de Dios, sino convirtiéndote en modelo del rebaño. Y, cuando aparezca el supremo Pastor, recibirás la corona de gloria que no se marchita” (1 Pe 5, 2-4).

Y le decimos, también, en palabras de San Agustín, que asumió el mismo San Luis Guanella como lema para su Congregación: “In ómnibus charitas”: “en todo, por amor”, todo lo que hagas, hermano Agustín, hazlo con el distintivo de la caridad, por amor a Dios y a los hermanos más necesitados.

Muchas Felicidades. Dios te bendiga y acompañe siempre en tu camino sacerdotal.  

Alfonso Martínez Herguedas SdC

 

FOTOS