A aquel bendito de don Luis... ¿quén le guiaba? ¿Cómo podía conocer los deseos divinos? La voluntad de Dios es que todos actuemos con recta intención y con corazón bueno y luego el mismo Señor se nos manifiesta con suficiente claridad. (SLG)

Servir 120

¡¡¡ATENCION!!! Puede tardar en cargar el PDF en funcion de la red que se utilice. Paciencia

Loading...