Os exhorto a que ejercitéis en todo lugar y siempre esta caridad “de persona”: con buenas palabras, consejos sabios, buenos modales, la paciencia, el sacrificio, la dedicación, la alegría…. Sólo entonces formaremos una única y verdadera familia. (SLG)