Un amor ferviente hacia Dios produce un cálido afecto de caridad hacia el prójimo, porque el amor de Dios no se puede separar del amor al prójimo. (SLG)