La Providencia hay que merecérsela, creyendo firmemente en ella, aceptando sus ritmos y modalidades, alejando cualquier ansiedad, trabajando con ahínco. (SLG)