Hay dos ofensas a la Providencia que debemos evitar: hacer gastos inútiles y superfluos y no concederse lo necesario para comer, vestir y cuidar la salud, ya que debemos confiar en que la Providencia, nuestra madre benévola, nunca permitirá que nos falte lo necesario. (SLG)