El Señor te mira y suspira por ti con mucho amor, más aun que un padre que cuenta los latidos del niño mientras duerme. (SLG)