Si aprendiésemos a vivir de Providencia más que de un sueldo, mejor nos iría. (SLG)