Sed caritativos constantemente. No hablo de la caridad del bolsillo: ésta es para los que viven bien y los ricos. Me refiero a la caridad de persona, que puede ser practicada por todos, porque todos pueden hacer algo por los demás. La caridad de persona consiste en prestarse voluntariamente y con amor ante las necesidades de los demás.(SLG)