Dios es tu Padre. Acostúmbrate a hablarle con ternura, de la misma manera que charlas con familiaridad con el padre que te alimenta. (SLG)