Dios Padre te mira con amor, como si no tuviese que pensar nada más que en ti. (SLG)