Cuando la Providencia nos abre un camino, no hay tiempo que perder; hay que darse prisa y seguir en el camino. (SLG)