Estamos obligados a servirnos de aquellos medios que la misma Divina Providencia pone en nuestras manos. (SLG)