Si nuestro Padre celeste ve que confiamos en Él, la quietud entrará en nuestro corazón, la seguridad en nuestra mente. Un buen hijo, cuando está en brazos de su padre, se siente feliz. (SLG)