Ese Dios que viste los lirios del campo con un vestido que ni Salomón soñó llevar jamás, no permitirá que le falte algo a quien trabaja únicamente para Él y la gloria de su nombre. (SLG)