El alma y el secreto de la Obra es la confianza en la Providencia. (SLG)