El cristiano no puede contentarse con pensar y proveer solamente para sí mismo, sino que también tiene que pensar y proveer al bien de los hermanos y sobre todo de los más necesitados de ayuda corporal y espiritual. (SLG)